• Quienes Somos

  • Nuestro club, nacido en 1908, es una buena síntesis institucional de preservación de tradiciones y de apertura hacia los cambios de una sociedad en permanente transformación.

    Somos conscientes de la importancia de promover la competencia deportiva en línea con los principios del fair play. Sabemos, también, lo que significa participar en nuestros días en deportes cuyos símbolos provienen no ya solo de la práctica amateur, sino –también- del profesionalismo de alta competición.

    Nuestros equipos deportivos de rugby, hockey y tenis siguen siendo tan amateurs como lo eran en su inicio; pero la influencia de los Pumas, las Leonas, Vilas, Sabatini, y todos sus herederos, han tenido dos consecuencias de enorme significación: han difundido y popularizado la práctica de esos deportes y generado una mayor exigencia física y técnica para participar de los mismos.

    Esa difusión que ha enriquecido a nuestros deportes ha demandado y demanda, mayor infraestructura y mayor aporte de dirigentes ad honorem, tanto para la administración general del club, como para la administración de cada uno de sus deportes.

    No es sencillo compatibilizar las reglas de la vida deportiva amateur con los modelos que provienen de la práctica deportiva de alta competición y profesionalidad. Tampoco lo es, amoldar las posibilidades de nuestro club a las demandas que provienen de la extensa red de clubes con los que estamos enlazados en nuestras prácticas competitivas cotidianas y que nos vincula a las entidades que nuclean a esos deportes, fijando reglas, controlando la disciplina y creando las condiciones para la competencia local, regional e internacional de la que, en forma más o menos directa, también somos parte.

    Todo se encuentra teñido en nuestros días por la tradición amateur y, a la vez, por las demandas de la alta competencia profesional. No podemos sustraernos de esas dos tensiones, en buena medida contrapuestas, que nos obligan a encontrar siempre nuevos puntos de equilibrio, para honrar nuestra firme convicción de que el deporte, más allá de las crecientes exigencias físicas y técnicas, debe constituir un decidido aporte a la recreación y a la formación de personas que, desde su infancia, incorporen a su plan de vida la disciplina, la sociabilidad, la amistad con compañeros y adversarios, el deseo de superación y la capacidad para competir lealmente.

    Saber estimular la competencia leal, respetando y haciendo respetar reglas, es tan valioso socialmente como estimular la cooperación y la solidaridad.

    Esos son los desafíos que debemos afrontar con otro componente de no menor importancia: nuestro club es, además, la casa de las familias cuyos hijos y nietos se forman deportivamente en ella. De allí la densa trama intergeneracional que explica, en muy buena medida, la constante formación del voluntariado que asume la administración del club y de cada uno de sus deportes con fuerte compromiso con el presente y con el futuro institucional.

    Dar cauce a las familias es hacerlo con todas las generaciones que las conforman. Somos un club deportivo profundamente respetuoso de sus veteranos y de los padres y abuelos que ponen en nuestras manos la formación de sus hijos y nietos con la esperanza de que sean buenos deportistas y mejores personas.

    Dar espacio a los mayores y dar espacio a todos los amigos de otros clubes que vienen a competir con nuestros equipos, o a presenciar las competencias, es una continuada exigencia.

    Ser buenos anfitriones de nuestros invitados y brindar un espacio recreativo a nuestros mayores, ha sido y es un compromiso que complementa el significado del fair play que exigimos de nuestros deportistas y que deseamos imprima en ellos una indeleble pauta de conducta.

  • Nuestra Misión

    Es promover en los deportes la competencia leal concebida, a la vez, como actividad recreativa y formativa, facilitando que el encuentro con compañeros y adversarios sea ocasión de forjar amistades francas y duraderas.

  • Nuestra Visión

    Es adaptarnos permanentemente a las nuevas circunstancias de la vida social, sin perder de vista nuestra misión, administrando racionalmente los recursos y creando las mejores condiciones institucionales y materiales para las actividades deportivas y sociales que se desarrollen en el club, de modo que nuestros socios se sientan en su casa y nuestros invitados puedan gozar de nuestra hospitalidad.

  • Nuestros Valores

    Se encuentran centrados en la práctica del fair play que es la virtud de vivir la competencia leal como un juego; una forma de recreación impulsada por el deseo de ganar respetando reglas, en un clima de respeto al adversario, al árbitro y al público. El deseo de ganar sirve al juego como estímulo a la superación personal y grupal. La aceptación de la derrota, crea a la vez, conciencia sobre los propios límites y aprendizaje de lo que es necesario corregir y perfeccionar. El fair play lleva a comprender que los adversarios circunstanciales son quienes nos brindan la posibilidad de competir y jugar. La solidaridad, la cooperación, la disciplina, el respeto y la cordialidad, son los valores en que se funda la virtud del fair play. La solidaridad y la cooperación, crean el espíritu de equipo y de pertenencia; la disciplina, el esfuerzo necesario para alcanzar altura competitiva; el respeto y la cordialidad, saber ganar sin soberbia y perder sin amargura. Ver en nuestros adversarios amigos que nos permiten competir con las mismas reglas, deseos y derechos. Vivir y hacer vivir en otros el fair play como el verdadero espíritu de la competencia deportiva.